14.5.17

ALL YOU NEED IS LOVE



Parece que esto viene con panquequeada pero no. ¿Por qué? Porque vengo a hablar de Love. Sí, Love. La misma serie que destrocé en su primera temporada. ¿Dónde? ¡Acá! De hecho, para mi, fue la peor serie que vi en el 2016. Así de mucho no me gustó. Todo lo que puedo llegar a decir acerca de la primera parte lo pueden leer en el link que les acabo de dejar así que vamos a lo que nos compete. 


Últimamente me está pasando que, como si fuera una especie de TOC, no puedo dejar series sin terminar. Y no es que con Love no haya pasado, porque vi toda la primera temporada, pero me ponía nerviosa que haya una segunda y no mirarla. Tenía que seguirla. La postergué todo lo que pude pero esta semana me decidí a darle play y me encontré con algo que me sorprendió.
Desde su estrenos he leído muy malas críticas al respecto, desde gente amateur (como yo) hasta profesionales del medio. Todos hablando de lo lenta y aburrida que venía esta nueva entrega. Algo me decía que iba a disentir, que me iba a gustar. ¡Adiviné!




Creo que un poco la onda de las historias y su continuidad es poder ver cómo van creciendo o madurando los personajes. Pensé en esto como algo lógico pero me acordé de Sex and the city y, si nos ponemos a pensar un poco, el personaje de Carrie Bradshaw no crece nunca. Al menos para mi. Desde la primera hasta la última temporada Carrie es la misma. Creo que también es un poco lo que los espectadores esperábamos. Right? Bueno, al menos a mi me dio igual y en su momento la amé pero con el tiempo me parece lo más "meh" del mundo. En fin. Me fui de tema.
Si algo me gustó esta vez de Love es el cambio de los personajes pero, más que nada, de la historia. 
Ni una sola línea del guión está por qué si. No existe las escenas chicles. Esta vez Love está tan pero tan bien que, aprovechando el episodio donde Gus conoce al papá de Mickey, redondearon el PNT a Uber. Porque es obvio que parte de la serie está garpada con esa publicidad pero llevándote con un diálogo impecable terminan explicándote a la perfección qué es Uber, cómo se usa y para qué sirve. Si tuviera guita, sin dudas, le confiaría mi marca a estos muchachos para que la introduzcan como publicidad. Genios del marketing.


Si bien me pareció bastante: "Es la season finale, pongámosle rosas y todos contentos right now aunque no tenga sentido", sí me pareció bien que el comienzo de esta segunda parte parta exactamente de la última escena de la anterior y que nos demuestren que ese final feliz sí tenía sentido. Recordemos: la primera temporada de Love termina con Mickey yendo a increpar a Gus en una estación de servicio (si no me equivoco es la misma donde se conocieron) y Gus la acepta, a pesar de que en ese momento nos comimos varios episodios donde él de repente cambió de parecer y se convirtió en el villano rechazándola. 
Me gusta cómo Mickey lucha constantemente contra sus demonios y tiende a mandársela una y otra vez pero tomando conciencia de los que está haciendo. Sabiendo que todos, absolutamente todos, los pasos tendrán una consecuencia pero lo intenta. Vive como le sale pero vive. 
Gus por su parte, si bien parece que se convirtió en el perro faldero de Mickey, creo que está muy bien en su papel de acompañante. 
A ver, para mi esta vez la historia es creíble. Por eso me gusta. Y, sin dudas, dejaron los ánimos totalmente alertas para esperar una tercera temporada en la que podremos saber si todo lo que nos vendieron fue humo o, realmente, nos encontramos con una serie de calidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Follow by Email