28.4.17

GIRLBOSS



¡Madre mía! Esta serie es tan tan tan mala que no sé ni por donde comenzar a criticarla. 
Ni bien supe de la existencia de Girlboss estuve atenta porque, más o menos, conocía la historia y me pareció que iba a estar buena. ¡No! 


¿De qué va? Girlboss es una serie realizada por Netflix y cuenta la historia previa de Sophia Amoruso a convertirse en una exitosa vendedora de ropa vintage de manera online. Cómo fue creando su negocio y por circunstancias por las que tuvo que pasar para llegar a cumplir sus objetivos.


Con ese gancho tenemos entre manos una serie con una temática interesante. Sobre todo para los que estamos en el mundo del emprendimiento está bueno sentarse a ver algo sobre la experiencia de los demás que puede ayudarte para cuestiones que tienen que ver con tu propia vida laboral. 
Permítanme decirles que, a lo largo de doce episodios, del mundo de emprendimientos vemos muy pocos. Lo que le sobra de tiempo a esta serie es INCREÍBLE. A medida que arranca la historia se convierte en un chicle que no deja de estirar. Tiene muchísimos momentos relleno. Me atrevería a decir que un 75% del contenido. Si se le puede llamar contenido. 
Para que se den una idea, uno de los episodios trata pura y exclusivamente sobre un problema con su mejor amiga. ¿Cuál es el GRAN problema? Que Sophia decide sacarla de la lista de sus ocho favoritos de MySpace. O SEA. El nivel de estupidez. 
Confieso que he adelantado episodios y los convertía en una duración de diez minutos. 
Si me preguntaran qué fue lo que me gustó de Girlboss diría que el soundtrack. Todo lo demás es para el olvido. 

20.4.17

PLEASE LIKE ME


Así como te digo una cosa te digo otra. Siempre repito que, para criticar algo, me tomo el tiempo para ver ese algo en su totalidad. Me pasó con Love... al tercer episodio me parecía una bazofia pero esperé a terminar la primera temporada para criticarla. Esta vez me adelanté y antes de terminar la serie dije esto sobre Please like me:

Y la rematé con esto:

Voy a decir algo que nunca dije (?) (nunca dije porque, generalmente, no me pasa de cambiar de opinión al ver X cantidad de episodios de una serie): ¡ME RETRACTO!



 Anoche terminé de ver la serie completa y, ¿por qué me retracto? Porque me pareció genial. ¡Y sí! PERO  así y todo no dejo de pensar que el personaje principal, Josh, es insoportable. Ahora, mi sorpresa... y sí, porque un día no tenía nada que ver y estaba esta serie de la que todos hablaban y le di una chance sin saber de qué se trataba ni quienes eran los actores ni qué hacían de su vida, entonces, desconocía totalmente que Josh era quien escribió toda la serie (aunque en los títulos lo dice). Cuando terminé todas las temporadas me puse a googlear acerca de todos y descubrí una carta en la que Josh Thomas decía que la cuarta temporada era la última de Please like me, que le parecía que la historia estaba completa y que, además, ya había mostrado mucho de su vida privada a medida que avanzó la historia. O sea que nos encontramos con una serie autobiográfica. De hecho, así la definían en algunos portales.



¿De qué va? A Josh lo deja Claire, su novia, al darse cuenta de que él es gay y decide proponerle ser mejores amigos así él puede comenzar a salir con chicos. A partir de ahí comenzamos a ver la vida romántica de Josh y la interacción con su círculo cercano.


Lo primero que se me viene a la mente cuando pienso en Please like me es si una serie como esta podría realizarse en Argentina. Para mi la respuesta es no. ¿Por qué? Porque PLM toca temas que acá que no se podrían tocar, al menos por el momento. Y viendo el panorama me atravería a decir que nunca. Pero ojalá me equivoque. ¿De qué hablo? Del aborto, por ejemplo. 
A medida que avanza la serie nos encontramos con trastornos mentales de parte de la madre del protagonista, de una amiga de la madre y de uno de sus novios. Con su ex pidiéndole que la acompañe a hacerse un aborto. Con una relación abierta con uno de sus novios. Con escenas de sexo.  Con feminismo. Y puedo seguir. Todos, absolutamente todos los temas, muy bien tratados desde el humor. 
Aún así sigo sosteniendo que el personaje principal es insoportable en su totalidad pero valen muchísimo la pena las historias que lo rodean. 
Por momentos, Please like me, me hizo sentir que se puede vivir en un mundo ideal. Y cuando hablo de mundo no hablo de EL MUNDO sino de tu mundo. Como podes salirte de la norma sin la necesidad de hacer bandera de una pose "soy distinto". No sé si me entiendo. Por muchos momentos me dio ganas de vivir ahí con ellos, ser su amiga. Por otros de mostrarles la serie a algunas personas y decirles: "¡Ves!  De esta manera de ser te estaba hablando".
Y bueno amigos, una a veces se puede apresurar. Yo me apresuré y mal juzgué un producto que está realizado y escrito de una manera totalmente (me atrevería a decir) perfecta. Es incorrecta, es linda, es romántica, es dramática, es natural. La recomiendo. 

Follow by Email