12.3.17

TRAINSPOTTING 2


Estamos todos de acuerdo que sabíamos desde un principio que nada iba a poder superar Trainspotting 1, ¿no? Ok, sigo.
Creo que, para resumir lo que me pareció esta segunda parte, puedo hacerlo con una línea de diálogo de la uno...



Y si, muchachos. Nada es para siempre, ni siquiera estas dos películas. 

¿De qué va? Renton, luego de estar viviendo en Holanda se separa vuelve a su lugar de origen a reunirse con sus amigos. (No busquen mucho más)




Trainspotting 2 está plagada de escenas forzadas para poder hacer el revival con la uno. Historias que no tienen mucho sentido pero que intentaron generar que volvamos a ver a Renton adelante de un auto riéndose o encontrándose con un inodoro todo sucio en un bar. Creo que, si no se hubieran forzado en lograr ese tipo de escenas la película sería mucho más buena. No es mala. Pero está bien. Desde el minuto uno te deja bien en claro que esta hecha para los fanáticos exclusivamente. Si no viste la uno no la vas a entender. Pero creo que, un poquito fan tenes que ser para entenderla del todo.
Me fui del cine con la sensación de que había visto una buena película pero que, sin dudas, podía seguir viviendo si no se tomaban el tiempo en continuar la historia. 
Trainspotting 2 tiene drogas, frases que te quedan dando vuelta en la mente, música para partirte la cabeza y una fotografía hermosa PERO no tiene escenas jugadas como la uno. No tiene ni una escena que te impacte como nos impactó ver el bebé muerto de Sick Boy caminando por el techo de la habitación de Renton mientras él estaba pasando por un período de abstinencia. Eso, para mi, le resta mil puntos. 
Tengo 31 años y, a esta edad, medio que no me va ni me viene ver  películas de adictos si no tiene contenido (me acaba de pasar con Asthma hace unos días, un film que hizo que sienta que perdí una hora veinte de mi vida en mirar tal nivel de bazofia). 
Escribo esto y pienso: "¿Entonces no me gustó?" ¡Sí, me gustó! Pero por la nostalgia. Porque fue lindo ver por un rato en el ruedo a esos personajes que tanto amé cuando vi por primera vez Trainspotting. Y, además, cuando se estrenó en el 96 yo tenía 11 años. Era imposible saber de la existencia del film en ese momento y mucho menos tener el honor de verla en cine. Poder hacerlo ahora es una especie de revancha que nos dieron a los treintañeros que la descubrimos en nuestra adolescencia y nos partió el bocho . (?)
Entonces, Trainspotting 2 es una película que, dado el nivel en las imágenes y el poder cuando comienza a sonar el soundtrack vale la pena verla en cine. Ahora, si me preguntás por la historia: birrita, Torrent y sillón de casa. 

Follow by Email