1.2.16

ROOM




Si me preguntaran te diría que estoy más que segura que, para mí, hay altas probabilidades de que Room sea proclamada la mejor película del 2016. ¿Muy pronto? En un cuaderno voy anotando todas las películas que miro con sus respectivos puntajes. Bueno, con Room me pasó de sentir que con una E me quedaba corta.



Room (o La habitación) es una película basada en el libro de Emma Donoghue. Todavía no tuve la oportunidad de leerlo pero, si es tan bueno como el film (que no lo dudo) es algo que necesito hacer con suma urgencia.
La historia se centra en Jack, un pequeño niño de cinco años que vive en una habitación junto a su madre Joy. Joy fue secuestrada hace siete años por el viejo Nik y, desde ese entonces, vive cautiva y junto a su hijo quien ha creado de ese pequeño lugar un mundo.
Para Jack cada elemento que compone el lugar es un algo así como un ser. Por lo que cada objeto es nombrado con mayúscula, como si su denominación fuera un nombre propio.
Todo cambia cuando el niño cumple cinco años y la madre le cuenta toda la verdad.



Creo que, no llegué a la media hora de película sin sentir la necesidad de abandonarla. Dejar de verla. A medida que corría se me hacía insoportable seguir viéndola. Room duele y mucho. Duele desde la historia pero también desde la reflexión. Es un dolor que invade desde la voz en off de Jack y desde su actuación. Ese niño es crack. Increíble las actuaciones. Pero no podés abandonarla. No podés quedarte con la duda y no saber qué es lo que pasa con esta madre y este hijo. No hay manera que te pares y te vayas así sientas que necesitás hacerlo.
Lloré lo que duró la película. Y un poco después de terminarla también. Room es excelente. Háganme caso. Tienen que verla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Follow by Email