12.6.14

MI AMIGA INEZ!



Me pasa a veces de ponerme a pensar mi vida antes de mi maternidad y me pasa de ponerme a repasar las cosas que me trajo además de mi hija, claro. La maternidad no solo me trajo la compañía de mi hija sino que me llenó de gente que se ganó un espacio en mi corazón. Una de esas personas es Inez.




Yo podría decir muchas cosas de Inez, pero preferí que se presente ella misma y he aquí sus palabras...

Antes que nada quiero agradecer a Miss Carlaina por la generosidad de brindarme este espacio para contarles quien soy y cual es mi trabajo.

Me llamo Inéz Carrillo. De un juego en Facebook en el que planteaba verbalizar mi nombre: Inéz  Aprende, Inéz Dibuja, Inéz Enseña; surge Inéz Diseña, ya que es la última vez que la red social me permite hacerlo;  luego le agregué Coyita, porque nací en San Salvador de Jujuy y hace 14 años que vivo en Córdoba, siempre añorando el terruño, la familia, Inéz Coyita Diseña, es un poco largo pero me gusta , me recuerda mi raíz, mi origen.

Fui una niña muy inquieta, curiosa y traviesa, al punto que Mamá, para mantenerme “entretenida”,  me enseñó a pintar, a tejer, a coser, sin darse cuenta de que me estaba dando las herramientas para trabajar y desarrollarme en mi profesión.

Licenciada en Diseño Gráfico, Ilustradora, Educadora no formal, Aprendiz; me encuentro inspirada por todo lo que me rodea y en una búsqueda constante de expresar, de emocionar, de sorprender… a mí misma y a los demás; es por eso que mi obra es tan diversa: personajes, diseños, muñecos, accesorios, todos tienen que ver conmigo, por eso se me hace tan difícil elegir un solo camino para transitar.

Me cuesta mucho hablar de mi, me cuesta definirme porque siento que soy una construcción inacabada, creo que en los tiempos que corren  uno está todo el tiempo transformándose, cambiando, reelaborándose.

 Si bien lo mío es un trabajo solitario, siento que está influenciado por el trabajo de otros colegas, del mismo modo que tengo la ilusión de que  mi trabajo surte el mismo efecto en otros artistas.

Para seguir los trabajos de Inéz o comunicarte con ella podes hacerlo por...
Twitter: @InezCoyita
Mail: inezdg@gmail.com

4.6.14

THE GRAND BUDAPEST HOTEL


Finalmente vi la única película que me faltaba ver de uno de mis directores favoritos, Wes Anderson.
Cada película que veo de él me hace sentir "esta es mejor", siempre es mejor aunque claramente tengo mis películas preferidas ordenadas con una cierta manera en mi mente y en mi corazón.
No pude dejar de ver este nuevo film sin pensar en el video acerca de la simetría en las películas de Anderson.






Cada minuto me hizo sentír que la historia y su totalidad era perfecta por donde la vea.
Varias escenas me remitieron al teatro, su escenografía tiene mucho de eso. Me encanto ese detalle.
El rosa como color predominante de la mayoría de la fotografía.
Esta película es un canto a la perfección. Es increíble como siempre fiel a su estilo no nos deja de sorprender film tras film. Se respira su espíritu desde el comienzo hasta el final. La manera de actuar de los protagonistas, las tomas, la música. 
La disfruté en todo su esplendor. 
The Grand Budapest Hotel es una gran comedia, es una pieza de arte. 
¡EXCELENTE!
Gracias Mario por el dato y por ser tan genio en gustos cinemusicaallofthis ♥



2.6.14

"TEJIENDO SUEÑOS" LO NUEVO DE PATTI SMITH


Comenzamos una semana sabiendo que Patti Smith está de regreso en el mundo de las Letras y nos gusta.
Una vez más nuestra amada Patti nos abre las puertas de su vida y nos narra su historia de una manera poética solo como ella lo sabe hacer.
Respecto de este libro dijo: "Alguien me preguntó si Tejiendo sueños podía considerarse un cuento de hadas. Siempre me ha encantado ese tipo de historias, pero no creo que lo sea. Todo lo que contiene este librito es cierto, y tal como está escrito ocurrió. Escribirlo me arrancó de mi extraño letargo y espero que en alguna medida llene al lector de una vaga y curiosa alegría".
Les dejo la primera parte del libro para que vayan calentando motores.


Una llamada

Siempre imaginé que escribiría un libro, aunque fuera pequeño, que transportara a un reino imposible de medir, incluso de recordar.

Imaginaba muchas cosas. Que brillaba. Que era buena. Que vivía sin sombrero en la cima de una montaña haciendo girar una rueda que a su vez hacía girar la Tierra, y que, invisible entre las nubes, yo tenía alguna influencia, era de alguna utilidad.

Deseos curiosos que, como plumas en el aire, volvían ligeros los miembros de una niña espigada y taciturna que apenas era capaz de impedir que sus calcetines cortos de saparecieran dentro de sus zapatones.

Todos mis calcetines estaban deformados, tal vez porque a menudo los llenaba de canicas. Los cargaba de ágata y de acero, y me iba. Aquello se me daba bien, y podía derrotar a cualquiera que tuviera alrededor.

Por la noche vaciaba el botín encima de la cama y frotaba las canicas con una gamuza. Las ordenaba por colores, según sus cualidades, y ellas solas se reordenaban de nuevo..., pequeños planetas brillantes, cada uno con su historia, sus ansias de oro.

Nunca tuve la sensación de que esa facilidad para ganar a las canicas viniera de mí. Más bien pensaba que estaba en el objeto en sí. Un talismán que cobraba vida cuando yo lo tocaba. Así, encontraba magia en todo, como si todas las cosas, toda la naturaleza llevara la impronta de un genio.

Había que ir con cuidado, había que ser sagaz. Porque los sagaces pueden capturar algo lejano y hacerlo suyo.

Y el viento levantaba los bordes de la tela que cubría mi ventana. Allí hacía yo guardia, alerta a lo pequeño, que bajo la mirada atenta fácilmente se volvía monstruoso y bello.

Observaba, calculaba y, de pronto, ya no estaba allí: era un caprichoso planeador revoloteando de campo en campo, inconsciente de mis torpes brazos o de mis calcetines rebeldes.

Me iba y no se enteraba nadie. Porque para todos yo seguía entre ellos, en mi pequeña cama, ensimismada en algún juego de niños.

Follow by Email